Emiliano Aguirre Enriquez 01

Emiliano Aguirre Enríquez

Emiliano Aguirre Enríquez (Ferrol, 5 de octubre de 1925) es un paleontólogo español. Su principal aportación a la paleoantropología es el inicio del estudio de los yacimientos pleistocenos de la sierra de Atapuerca, cuyas excavaciones dirigió desde 1978 hasta su jubilación, en 1990. Es Premio Príncipe de Asturias y Académico numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Estudió Humanidades y Filosofía en la Facultad Eclesiástica de Alcalá (1944-1950), Licenciado en Ciencias Naturales por la Universidad de Madrid (1955) y en Teología por la de Granada (1959). Perteneció a la Compañía de Jesús. Doctor en Ciencias Biológicas (1966), con una tesis sobre elefantes extintos dirigida por Miguel Crusafont.

Colabora como paleontólogo en las excavaciones de los yacimientos paleolíticos de Torralba y Ambrona (Soria, 1961-1963). Director de las excavaciones en el yacimiento paleolítico de Las Gándaras de Budiño (Porriño, Pontevedra, 1963).

Profesor ayudante de Geología en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Madrid (1965-66); profesor visitante de Antropología en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima (1967-1968); encargado de cátedra de Biología para Medicina, Universidad Autónoma de Madrid (1969-70); profesor agregado de Paleontología de Vertebrados y Humana, Universidad Complutense de Madrid (1971-74); y catedrático de Paleontología en las universidades de Zaragoza (1977-79) y Complutense de Madrid (1982-1984). Profesor de Investigación del CSIC (1984-1990) y doctor vinculado al CSIC desde su jubilación. Director interino del Museo Nacional de Ciencias Naturales (1985-86).

Es destacable, entre sus trabajos sobre el Cuaternario y su colaboración con la Unión Internacional para la Investigación del Cuaternario (INQUA), la publicación, junto a Giancarlo Pasini en 1985, del estratotipo de la base del piso Calabriense, que por entonces se consideraba el inicio del sistema y periodo Cuaternario en la escala temporal geológica.

A lo largo de su carrera científica ha dirigido las tesis doctorales de cerca de treinta investigadores en paleontología de vertebrados, micropaleontología, antropología, geomorfología, paleoecología del Neógeno, del Cuaternario y paleoecología humana.

Trabaja como asesor y redactor en numerosas revistas especializadas de paleontología,6 como la Revista Española de Paleontología que publica la Sociedad Española de Paleontología. Participa en el proyecto CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana) a propuesta del Ministerio de Educación y Ciencia, este centro creado en el 2004 tiene como objetivo fundamental la realización de investigaciones en el ámbito de la evolución humana durante el Plioceno y Pleistoceno.

En 1962 Aguirre publicó su conferencia «Problemática paleontológica y selección natural»,7 en la que manifiesta claramente su defensa de la teoría sintética de la evolución, frente a los planteamientos dirigistas teístas al uso en la época.

En 1966 se publicó el libro La Evolución por la Editorial Católica, en su colección Biblioteca de Autores Cristianos («B. A. C.»), que supuso un auténtico hito para la difusión social de las ideas evolucionistas en España. La obra estaba codirigida por los paleontólogos Miguel Crusafont, Bermudo Meléndez y Emiliano Aguirre, y contaba con artículos que abarcaban la evolución biológica desde muy diferentes enfoques, incluyendo las ideas dirigistas ortogenéticas de Crusafont, pero, sobre todo, exponía la teoría sintética, asumida por la mayoría de los autores, entre los que se encontraban Ramón Margalef, Antonio Prevosti, Salustio y Rafael Alvarado, Francisco Bernis o José Antonio Valverde. Según el paleontólogo José Luis Sanz (2006), refiriéndose a esta obra: «A la paleontología evolutiva española le costó un poco más que al resto de las disciplinas evolucionistas entrar en la modernidad. Finalmente lo hizo, de la mano de Emiliano Aguirre».

En 1963 ideó y diseñó el Museo de Ambrona (Ambrona, Soria), que fue el primer museo con exposición in situ de restos fósiles en Europa. Contiene los fósiles de elefantes en el mismo lugar del hallazgo, tal y como se encontraron en la excavación.

En 1972 promovió la adquisición de la finca en la que se encuentra el yacimiento de Cerro Pelado (Layna, Soria) por parte del ICONA, creándose la primera reserva paleontológica de España. Cerro Pelado es un yacimiento de origen kárstico con restos de mamíferos del Plioceno.

VOLVER A LOS FÓSILES

LOS FÓSILES

VOLVER A PALEONTÓLOGOS FAMOSOS

PALEONTÓLOGOS FAMOSOS

MUNDO PREHISTÓRICO