FAUNA CRETÁCICO

LOS DINOSAURIOS

Fauna Cretácico

Fauna Cretácico donde los dinosaurios gobernaron la tierra a lo largo del periodo, cambiaron los grupos dominantes y evolucionaron muchos nuevos tipos. Los saurópodos dominaban los continentes meridionales, pero eran escasos en el norte. Ornitisquios que iban en manada como el Iguanodon se extendieron por todas partes menos por la Antártida. Hacia el final de la Fauna Cretácico, grandes manadas de bestias con cuernos como el Triceratops masticaban cicadas y otras plantas bajas en los continentes nórdicos. El carnívoro Tyrannosaurio rex dominó la Fauna Cretácico tardío en el norte, mientras que monstruosos comedores de carne como el Spinosaurio, que tenía una enorme aleta en forma de vela en su espalda, abundaban en el sur. Los carnívoros más pequeños probablemente peleaban por las sobras.

Otras criaturas, como las ranas, salamandras, tortugas, cocodrilos y serpientes, proliferaban en las ampliadas costas. Mamíferos de la familia de las musarañas correteaban por los bosques. El pterosaurio más grande conocido planeaba en lo alto aunque la especie en su conjunto afrontaba la competencia cada vez más estresante de otras aves que se diversificaban rápidamente: los antepasados de los modernos somormujos, cormoranes, pelícanos y escolopácidos aparecieron todos durante la Fauna Cretácico.

En los mares templados y poco profundos que se derramaron por los continentes, los cuellilargos plesiosaurios dieron paso a los gigantescos mosasaurios con forma de serpiente. Las rayas y los modernos tiburones se hicieron muy comunes. Abundaban los erizos y estrellas de mar, mientras los arrecifes de coral seguían creciendo. Las diatomeas, un tipo de plancton con concha, realizaron su primera radiación en el océano.

Pero fue la rápida dispersión de las plantas con flor la que se llevó la palma, un despliegue optimizado con la ayuda de los insectos, desde abejas y avispas hasta hormigas y escarabajos. Las magnolias, ficus y sasafrases rápidamente superaron en número a los helechos, coníferas, ginkgos y cicadas.

Mucha de toda esta exuberante vida -incluidos todos los dinosaurios, pterosaurios, pliosaurios y ammonites- pereció con la extinción que ocurrió al final del período hace 65 millones de años. De hecho, la tierra, los mares y los cielos ya nunca serían los mismos en la nueva era que amanecía tras el fin de la era Mesozoica.

Fauna Cretácico terrestre: Durante la Fauna Cretácico los dinosaurios alcanzaron una gran radiación adaptativa. Es por ello que existían una gran cantidad de especies con modos de vida y morfologías muy dispares. En el Cretácico tardío se diversificaron los anquilosaurios, que habían aparecido en el Jurásico. Estaban estrechamente relacionados con los estegosaurios, y eran con frecuencia animales de gran tamaño, de hasta 10 metros de longitud y 6 toneladas de peso. Se especializaron en el blindaje, con presencia de placas ódeas bajo la piel del dorso, cuello, cola y flancos, así como de refuerzos óseos en el cráneo, e incluso de «postigos» óseos por encima de los ojos. Poseían pequeños cuernos óseos en la cabeza y variadas pautas de espinas, también óseas, dispuestas sobre el dorso. Los anquilosaurios más tardíos también poseían una masa de hueso fusionado en el extremo de la cola que debía ejercer la función de una pesada maza oscilante, que podía golpear las piernas de un atacante mientras el animal se mantenía pegado al suelo. Otros grandes carnívoros fueron Carnotaurus y Spinosaurus. También existieron terópodos depredadores de menor talla (Velociraptor, Deinonychus, Oviraptor, Gallimimus, Avimimus). Al parecer, todos los dinosaurios del clado Maniraptora y quizás algún otro grupo de Theropoda tenían plumas o protoplumas. Las aves fueron los únicos dinosaurios que sobrevivieron al final de la Fauna Cretácico.

Fauna Cretácico aérea: Destaca especialmente Pteranodon. Las aves fósiles en el Cretácico son raras, excepción hecha de descubrimientos aislados procedentes del Cretácico inferior de un pájaro chino descrito en 1992, y de los españoles (1988-1992) Iberomesornis20 y Concornis de la Fauna Cretácico inferior de Cuenca. Los mamíferos todavía eran un componente pequeño y relativamente menor de la fauna. Por supuesto, los reptiles arcosaurios, sobre todo los dinosaurios tuvieron un lugar muy importante en el Cretácico. De hecho, fue el periodo en el que mayor auge y desarrollo alcanzaron. Los principales yacimientos de dinosaurios se encuentran en las Facies Wealden (Cretácico inferior) y en la formación Nemegt del Cretácico Superior en Mongolia, en la homónima cuenca de Nemegt, en el desierto del Gobi. El Wealden incluye amplias extensiones de sedimentos continentales y lacustres que se extienden por el sureste de Inglaterra y de la isla de Wight aunque también está ampliamente representado en el norte de España. En el plano ambiental era una región dominada por helechos, atravesada por cursos de agua en cuyas riberas crecían cícadas y que desembocaban en pantanos y lagunas. Los dinosaurios dominantes en la zona eran los ornitópodos, un grupo surgido a finales del Jurásico. También habría saurópodos, aunque más escasos. En la Península Ibérica son abundantes los yacimientos de icnitas siendo mucho menos importantes los restos de dinosaurios aunque recientemente están apareciendo numerosos restos (Teruel, Valencia, La Rioja). En La Rioja aparece uno de los mayores yacimientos del mundo de huellas tanto de terópodos carnívoros como ornitópodos herbívoros.

Fauna Cretácico acuática: Al final del Cretácico, el plancton oceánico había evolucionado hasta adquirir un carácter completamente moderno. Las diatomeas originadas en el Jurásico e incluso mucho antes, experimentaron su gran expansión en el Cretácico medio, junto con dinoflagelados. Lo mismo ocurre en los mares cálidos con el nanoplancton calcáreo y los foraminíferos planctónicos (globigerinas), que habían aparecido en el Jurásico. A partir de este momento el nanoplancton ha contribuido en cantidades inmensas a la formación de los sedimentos calcáreos conocidos con el nombre de creta. Por encima del lecho nadaban los ammonites, belemnites y peces de varios tipos con una nueva generación de reptiles acuáticos. Los ictiosaurios habían desaparecido prácticamente a finales de la Fauna Cretácico inferior, y su lugar fue ocupado por nuevos tiburones de gran tamaño y por grandes teleósteos como el Xiphactinus, que medía entre 2 y 4 metros de longitud. Estos a su vez coexistían con grandes tortugas marinas como Archelon, de más de 3 metros de longitud y con unas aletas que, extendidas ambas, superaban la longitud del animal. Eran también comunes las rayas. Entre los reptiles, los elasmosáuridos, un grupo de plesiosaurios de cuello largo, alcanzaban longitudes de hasta 12 metros. Los mosasaurios, que alcanzaban hasta longitudes de 17 metros, eran considerados los más feroces depredadores marinos en el Cretácico superior. Se trataba de grandes lagartos (los mayores que han existido) emparentados con las actuales serpientes (aunque durante mucho tiempo se los ha relacionado con los varanos). Los mosasaurios poseían largas mandíbulas con dientes afilados, juntas a un cuerpo delgado y extenso con extremidades en forma de paleta. Debían alimentarse de peces, aunque se han hallado fósiles de ammonites con marcas de hileras dentales que encajan exactamente con el modelo de dentición de ciertos mosasaurios.

MUTTABURRASAURUS

Ornithopoda Rhabdodontidae

MOSASAURUS

Mosasauridae Mosasaurinae

NASUTOCERATOPS

Ceratopsidae Centrosaurinae

MICRORAPTOR

Dromaeosauridae Microraptorinae

OVIRAPTOR

Oviraptoridae Oviraptorinae

LAMBEOSAURUS

Ornithopoda Hadrosauridae

PARASAUROLOPHUS

Hadrosauridae Lambeosaurinae

IGUANODON

Iguanodontia Iguanodontidae

PELECANIMIMUS

Theropoda Ornithomimosauria

GIGANOTOSAURUS

Allosauroidea Carcharodontosauridae

PROTOCERATOPS

Ceratopsia Protoceratopsidae

GALLIMIMUS

Ornithomimosauria Ornithomimidae

PTERANODON

Ornithocheiroidea Pteranodontidae

ELASMOSAURUS

Plesiosauroidea Elasmosauridae

QUETZALCOATLUS

Pterodactyloidea Azhdarchidae

DROMAEOSAURUS

Dromaeosauridae Dromaeosaurinae

SAICHANIA

Ankylosauria Ankylosauridae

DEINOSUCHUS

Eusuchia Alligatoroidea

SALTASAURUS

Saltasauridae Saltasaurinae

DEINONYCHUS

Dromaeosauridae Velociraptorinae

SPINOSAURUS

Spinosauridae Spinosaurinae

CORYTHOSAURUS

Hadrosauridae Lambeosaurinae

TAPEJARA

Azhdarchoidea Tapejaridae

CARNOTAURUS

Carnotaurinae Carnotaurini

TYRANNOSAURUS REX

Tyrannosauridae Tyrannosaurinae

BARYONYX

Spinosauridae Baryonychinae

TRICERATOPS

Ceratopsidae Ceratopsinae

ARGENTINOSAURUS

Sauropoda Titanosauria

TROODON

Theropoda Troodontidae

ANKYLOSAURUS

Ankylosauridae Ankylosaurinae

TYLOSAURUS

Anguimorpha Mosasauridae

ANCHICERATOPS

Ceratopsidae Ceratopsinae

UTAHRAPTOR

Theropoda Dromaeosauridae

AMARGASAURUS

Diplodocoidea Dicraeosauridae

VELOCIRAPTOR

Deinonychosauria Dromaeosauridae

ALBERTOSAURUS

Tyrannosauridae Albertosaurinae

VOLVER A LA ERA DEL CRETÁCICO

ERA CRETÁCICA

VOLVER A LA FAUNA DEL MESOZOICO

LOS DINOSAURIOS

MUNDO PREHISTÓRICO